El Alumbramiento


Pienso en los cursos de preparación al parto a los que asistí y la sensación que me llevé es que el parto acababa con el nacimiento del bebé (bueno sí y después sale la placenta, hasta el próximo Lunes), sin información, opciones que contemplar o medidas que mi acompañante debía cuidar. Así que por eso me parecía importante escribir algo sobre esto, aunque no sé si es el mejor momento jeje

Durante el alumbramiento se necesita un pico de oxitocina muy alto, por ello, las condiciones para tener un alumbramiento sencillo son las mismas que durante el resto del parto: Un ambiente cálido, intimidad, comodidad…  Los acompañantes, debemos tener esto muy en cuenta. El parto no acaba con el nacimiento del bebé y ahora, debemos seguir manteniendo un ambiente adecuado.

Según la Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal, el alumbramiento se considera prolongado si no se completa en treinta minutos desde el nacimiento del bebé si es alumbramiento activo y sesenta minutos si es un alumbramiento espontáneo.

Actualmente, la recomendación del Ministerio es el alumbramiento activo.

El manejo activo del alumbramiento consiste en poner oxitocina en el momento de la salida del hombro anterior del bebé. Después, cuando ya ha nacido el bebé, se suele traccionar del cordón umbilical y se aplicarían masajes en el útero.  Esto disminuye hasta en un 60% el riesgo de hemorragia posparto y acorta la duración del alumbramiento.

periodo alumbramiento

 

Esto también tiene riesgos, la presión en el fondo uterino puedo interrumpir el proceso de desprendimiento de la placenta y provocar dolor, hemorragia e inversión uterina y la tracción puede tener efectos adversos similares.

Vídeo de alumbramiento activo 

Michel Odent, obstetra, considera que estos datos pueden deberse a la propia atención al parto. Subraya la importancia del calor, de no interrumpir el encuentro de la madre con el bebé, ni tan siquiera con una palabra y cree que la necesidad de intimidad es tal que no debería sentirse observada. Estas son situaciones que no suelen darse, muchas veces, ni en parto domiciliarios. Todo esto porque evitar la secreción de adrenalina, que inhibiría a la oxitocina natural.

Para prevenir una hemorragia posparto, el útero debe contraerse y reducir su tamaño, para ello es fundamental además de cubrir las necesidades de la mujer de parto, el contacto piel con piel con el bebé y la succión del pecho, que estimula la producción de oxitocina, aumentan las contracciones uterinas (los famosos entuertos) logrando la contracción del útero.

11024916_10205982237294709_1232554992_o

 

El manejo espontáneo es esperar a que el cuerpo alumbre la placenta por sí mismo. Hay que cuidar mucho, sobre todo los acompañantes, lo citado anteriormente y en caso de no producirse el alumbramiento espontáneo en sesenta minutos o haber un sangrado excesivo, después de informar a la mujer, se cambia de procedimiento. Una vez desprendida la placenta se tracciona del cordón para sacarla o se pone la mujer en vertical para que caiga.

La Guía de Atención al Parto Normal, recoge también la importancia de que la mujer conozca desde el embarazo los pros y los contras y pueda decidir la opción que desee: Manejo activo o espontáneo.

Con respecto a la sensación de alumbrar, algo de lo que por cierto se habla poquísimo, supongo que es algo subjetivo que cada mujer experimenta de una forma diferente.

Lo que es innegable es que una vez nacido el bebé las contracciones vuelven y que hay que sacar una cosa más de tamaño considerable pero no podemos olvidar que, como dice mi matrona, no tiene huesos.

Hace tiempo leí a una mujer hablar sobre el placer que le produjo parir la placenta y, por fin, la sensación de que ya había terminado. Incluso barajaba la posibilidad de que el origen de la palabra placenta viniera de ese placer. No fue el caso, placenta viene del latín “plakoies” que es pastel aplanado y no tiene nada que ver pero me pareció una bonita coincidencia.

Me quedo con eso, el placer de parir la placenta y darle la bienvenida al puerperio.

 

Bibliografía:

Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal 

El Parto es Nuestro 

Federación de Matrona 

Michel Odent. Don´t masage the third stage of labour. Pract Midwife 1998;1(9):31-3

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *