Consejos para visitar a una familia en el posparto


Es habitual que cuando nace un bebé todo el mundo se ponga eufórico y con muchas ganas de conocerle. Si ya es el primer nieto o nieta, sobrino… sin mencionar las tradiciones (traicioneras).10342312_10203692420290715_1587361397_o

Cuando acabamos de parir, estamos cansadas, hicimos mucho trabajo y todo tiene que empezar a encajar. El bebé conocer a su madre, la madre conocer a su bebé. A veces estamos doloridas, nuestras hormonas bailan y es frecuente que llevemos noches sin dormir y el panorama no pinte mucho mejor.

Además, la madre y su hijo, tienen una  tarea importante y muchas veces dura; establecer la lactancia. Parece cualquier cosa, pero es frecuente que el primer bebé que tenemos en brazos sea nuestro propio hijo, que nunca antes viéramos una lactancia en nuestro entorno y ese bebé tiene que aprender a mamar. A veces, al principio, da apuro hacerlo delante de gente… especialmente si cuesta un poco.

Si tienes alguna embarazada a puntito de parir, debes leer esta entrada. Leer estas cosas es de obligado cumplimiento para cualquier visitante de una recién parida.

Llama antes de ir: 

Llamar antes de ir a una casa o el hospital, algo tan básico. Hay madres que prefieren las visitas en el hospital y estar tranquilas en casa, gente que ni en casa ni en el hospital, gente que prefiere en casa, madres que paren en casa y prefieren esperar un tiempo y gente ansiosa de ver gente… como hay varias opciones, si estás pensando ir, llama antes.

Deja a los padres más que claro que solo quieres que ellos estén a gusto. En ese momento, debemos estar por y para ellos, es su momento…

Si no eres de confianza o es por compromiso, tal vez esperar sea una buena idea.

La visita al médico:  

Las visitas deben ser cortar, más cortas que la visita al médico.

Los padres además de tener que cubrir todas sus necesidades, tienen que cubrir las de otra persona nueva y que se hiperestimula fácilmente. Por ellos y por el bebé, si los padres no piensan lo contrario, visitas cortas por favor…

Horas de visita:

Cuidado con las horas de visita. Ahora es la casa de un bebé y de unos padres cansados. Respetemos sus horas de descanso, de comida…

Opiniones no, gracias: 

Las madres lo hacemos lo mejor que sabemos y somos las que mejor conocemos a nuestro bebé. A veces recibimos muchísimas opiniones y muchas de ellas contradictorias. Si a esto le unes que hormonalmente tenemos un coctel importante, estamos cansadas y a veces un pelín desbordas, recuerda, tu opinión y/o consejo puede hacernos muchísimo daño.

Organizarse si sois muchos: 

Si sois una familia grande podéis organizaros para ir todos a la vez y no tener chorreo de visitas constante. También podéis turnaros, pero dar descanso a los padres y el bebé.

La madre está bellísima:

Comentarios del tipo “vaya cara”, “aún tienes mucha tripa” y demás perlas, no ayudan en nada y sí pueden hacer daño a una mujer cansada y hormonada. Debemos ser muy cuidadosos, al fin y al cabo, no es nada constructivo… acaba de parir y está preciosa, seguro.

Regalos:

Tuppers para ir descongelando y comer esa semana sin cocinar, ocupándote solo de tu bebé y de ti misma. Traer y llevar al hijo mayor, si lo hay, al cole o una buena limpieza o plancha en casa. A veces eso ayuda mucho más que un modelito bonito para el bebé.

El bebé de brazo en brazo:

El bebé ahora es de su madre, habrá bebé para rato. Espera a que la madre te lo ofrezca, si es que le apetece. Tendemos a pensar que ayudamos a esa madre cogiendo al bebé para que ella limpie la cocina. ¿Y si me limpias tú la cocina y yo disfruto de tener a mi bebé piel con piel?.

 

Seguro que hay mil consejos más, el principal, sentido común.

Adriana Doula Madrid

https://www.facebook.com/adrianadoulaenmadrid

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *