¿Cómo tener un buen parto?


esfinter

¿Cómo tener un buen parto?.

Ina May Gaskin, una matrona con muchísimos años de profesión, habla de la ley del esfinter. El cuello del útero es también un esfínter, funciona tanto para retener como para liberar. Como cualquier esfínter de nuestro cuerpo, no reacciona bien a la presión, el miedo o las órdenes.

Durante esas situaciones de presión, miedo u órdenes, nuestro cuerpo se llena de adrenalina, que es la hormona que da la respuesta evolutiva de huir incluso por encima de otras necesidad, supervivencia en estado puro. Además la oxitocina es inhibida por la adrenalina, así que estas situaciones pueden provocar que el parto se pare o se ralentice.

Es fácil de entender, antes una situación de presión, como por ejemplo cuando estás orinando o defecando y hay gente esperando para entrar al baño o estás en un baño público, el esfínter se cierra y cuesta más o incluso desistes. El parto también es un momento cotidiano con necesidades parecidas.

Si el cuello funciona como un esfínter, la reacción será la misma que la anterior ante este tipo de situaciones. Cerrarse o que cueste muchísimo que se abra.

Para tener un buen parto, debemos parir en un lugar íntimo, sin órdenes, en el que nos sintamos seguras…respondemos bien si recibimos halagos de personas de confianza y también si la boca y la mandíbula están relajadas.

¿Cómo puedo llevar esto a la práctica?

Muchas veces se da la situación que estando en casa tienes muchísimas contracciones y al llegar al hospital se para todo. Es por lo que hablamos… situación desconocida, miedo, tensión, adrenalina bye bye oxitocina. Es una de las razones por la que es interesante conocer el lugar al que vas a ir a parir.

No es nuevo, conoces lo que pasa, lo que harán y confías en la gente.

Si aún así pasa cuando llegas, o durante el parto, un buenísimo aliado es el humor. Un chiste, recordar cosas divertidas, una broma (ya sabéis acompañantes… jeje).

El humor sirve para dos cosas. Por un lado secreción de endorfinas que pueden neutralizar la adrenalina que ha provocado que el parto se parase y por otro lado relajar la mandíbula y la boca para que el cérvix se relaje y abra.

También puede ayudar un beso con tu pareja, por lo mismo, secretas oxitocina. Es todo hormonal.

Así que ya sabes, durante el parto muchísima intimidad, respeto, silencio… y no cerrarse, mantener la boca y la mandíbula relajadas.

Pero recuerda, lo harás genial, el cuerpo y tu bebé te lo va a ir pidiendo todo.

 

Adriana Doula Madrid.

https://www.facebook.com/adrianadoulaenmadrid

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *